2015, Noviembre

Quiero apagar todo aquello que provocas, todo aquello que hueles, todo aquello que dueles, todo aquello que eras y ya no eres. Apagar lo que queda de ti. Apagarme. Darte con el extintor hasta apagarte, y así, tal vez encontrarte, en el 'off', dónde todo se apaga, dónde va todo lo que se va, dónde... Leer más →

Anuncios

Creo que hoy habrá tormenta

No creo que sea mi culpa. Ni de la niña del colegio que se comía feliz su bocadillo, ni la que sólo comía el primer plato del comedor. Ni de la niña que en el instituto podía almorzar dos veces y a la hora de comer terminarse el plato. Ni de aquella a la que... Leer más →

2016, mayo

Podría abrazarte las angustias, una noche más. Taparte los miedos con una manta en invierno, o acariciarlos con algo frío en verano. Podría abrazarte los daños, una noche más. Curarte las heridas y acariciarte las cicatrices. Podría hacer que las vieras bonitas, y que s recuerdes sonriendo y no llorando. Podría echarte de menos, una... Leer más →

2016, junio

Y muchas veces te encuentro por los rincones y pienso: ¿ahora qué? Y no quiero más, porque no lo hay, pero lo recuerdo. Y otra vez. Y muchas otras veces te encuentro en las grandes explanadas y pienso: ¿ahora qué? Y deseo más, pero no lo hay. Y claro que lo recuerdo. Y muchas veces... Leer más →

Tu lado de mi cama

Tu lado de mi cama viene siendo el mío cuando no estás, coincidiendo con mi lado de tu cama. Me sorprendo durmiendo en mi lado de mi cama (cuando estás), sin que tú estés. Me sorprendo oliendo el pijama que te pusiste y evito lavarlo para no perder ese olor característico por si nunca lo... Leer más →

2016, septiembre

Tengo en cada esquina un berrinche, y en cada rincón una chincheta que clavar. Tengo una sonrisa para regalar en cada momento y miles de besos escondidos por cada lugar. Tengo calcetines rotos y bragas deshilachadas que no me voy a llevar. Tenía entre los cajones palabras que no sabía de quien hablaban. Abridme el... Leer más →

2014

Bienvenida. A mi y mi mal humor. Recuerda que nadie te obligó a quedarte, ni nadie te va a prohibir irte. Bienvenida a mis noches en vela, a todas mis explosiones, como reir o llorar. Recuerda que nadie te obliga a consolarme, como tampoco a reir conmigo. Bienvenida a mi vida, mis días buenos y... Leer más →

Yo, mi, me, conmigo

Yo, mi, me, conmigo. Encontrarme dentro la capacidad de estar conmigo misma, sin autodestruirme, ni dejar que agentes externos me destruyan. Que dejen de escocer los ojos después de un día de mierda, porque he estado bien conmigo y eso es lo que importa. Tener más razones por las que reír que por las que... Leer más →

Branquias (2015, octubre)

Para cuando el aire empiece a ahogarte, recuerda las branquias, no de pez, sino de esperanza. Para cuando el aire empiece a ahogarte, respira y acaba con él. Para cuando el aire empiece a ahogarte, recuerda que son míseras moléculas. Para cuando el aire empiece a ahogarte, recuerda que es un insignificante (aunque indispensable) gas.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑